consejos para no engordar en verano

Consejos para no engordar en verano


El verano es, junto a la Navidad, la época del año más complicada del año para cuidar la línea. Y es que, con la llegada del calor, el picoteo, la cervecita del chiringuito, las frituras y barbacoas familiares o con amigos, el cambio en los horarios de las comidas… hacen que sea muy difícil mantener esos hábitos saludables que nos han acompañado durante el resto del año.

¿El resultado? Los españoles ganamos en verano una media de tres kilos. El motivo es que después de meses de esfuerzo de “operación bikini”, nos permitimos abandonar nuestros hábitos saludables y entregarnos a los excesos. Para poder hacer frente a la relajación del verano en cuanto a la dieta y el ejercicio, os damos algunos consejos para no engordar en verano.

  1. No te obsesiones

¡Nos merecemos unas vacaciones y todo lo que viene con ellas! La vida social, las sesiones de tumbona, los helados y las raciones del bar. Lo de ser estricto con las normas lo vamos a dejar para la vuelta ¿no? Digamos que la única norma es ser flexibles y aplicar un poco de sentido común. Obsesionarse con la báscula es casi tan malo como olvidarse de ella. Lo más importante para no perder el norte en vacaciones es quererse y aceptarse a uno mismo, dándole a los kilos la importancia que merecen, ni más ni menos.

  1. Esfuérzate por mantener una dieta sana

En vacaciones, el estilo de vida más reposado y las altas temperaturas hacen que nuestro organismo necesite menos energía y el apetito disminuye, un punto a favor para seguir en estos meses una dieta baja en calorías. Si bien contar las calorías fuera de casa es casi una batalla perdida, el autocontrol sí que debería estar presente. Basta con convertir los alimentos de temporada en la base de nuestra alimentación: verduras, hortalizas y frutas frescas de verano contienen pocas calorías y son ricas en agua, fibra y antioxidantes.

  1. Respeta los horarios

Aunque en vacaciones tendemos a vivir el momento y a olvidarnos del reloj, es vital respetar los horarios de las comidas e intentar no picar entre horas. De esta manera, es más fácil conservar el control de todo lo que se come durante el día. Hacer cuatro o cinco comidas al día ayuda a regular el apetito.

  1. No dejes de hacer ejercicio

Descanso y ejercicio son dos actividades que se complementan y fortalecen cuando van unidas. De hecho, las vacaciones son el mejor momento para estar activo y realizar algún deporte que, además de ayudarnos a estar en forma, promueve la liberación del estrés acumulado. Puedes hacer running, en las horas de menos calor, o dar largos paseos por la playa.SALTO AL AGUA

  1. Consume más agua y evita el alcohol

Mientras que el agua nos mantiene sanos e hidratados, el alcohol deshidrata, crea adicción y, además, suma una gran cantidad de calorías vacías a la dieta. Y éstas, por desgracia, se reflejan en la línea. Esto también pasa con los refrescos con azúcar.

  1. Ten cuidado con los aperitivos

Las patatas fritas y frutos secos son el peor enemigo de una alimentación saludable. Sin embargo, hay formas de tomar un tentempié sin poner en riesgo los buenos hábitos, como ensaladas de frutas o verduras frescas troceadas como zanahorias o apio.

  1. Adapta los caprichos a una dieta sana

No hay verano sin helados, y es difícil resistirse a esta dulce y fría tentación. No obstante, siempre hay formas de adaptarlos a una dieta sana, preparando versiones caseras de los polos tradicionales. Los batidos, los granizados, los helados de yogur o los smoothies también son un buen aliado en verano; tienen menos calorías pero son igual de refrescantes.POLOS FRAMBUESA

  1. Evita las frituras

Al freír un alimento, sus calorías y grasas se multiplican, por lo que no deberían formar parte del menú diario. Lo mejor es intentar limitarlos a momentos puntuales y elegir siempre la opción menos procesada. Es mejor que utilicéis métodos de cocción sencillas, que no requieran mucho aceite: plancha, vapor, grill, horno, papillote…

  1. Desayuna bien

Desayunar es importante. No hay que saltarse nunca el desayuno. Ni siquiera cuando nos hayamos levantado tarde. Intenta tomar alimentos saludables que te aporten energía hasta la hora de comer, incluyendo proteínas, carbohidratos complejos y grasas.

  1. Disfruta del verano

Este es el punto más importante. Mientras que los kilos van y vienen, hay momentos que puede que no se vuelvan a repetir. Por eso, disfruta de las vacaciones, come con sentido común y date un respiro de vez en cuando.

WUG Diet, tu gran aliado para conseguirlo

WUG Diet es un complemento alimenticio con edulcorantes, ideal para ayudar a saciar el apetito y controlar el deseo de picar entre horas, de forma fácil y saludable. Está compuesto por Cromo, y Extractos Vegetales de Garcinia, Café Verde Gymnema y Griffonia. Además, WUG Diet estimula la secreción de fluidos del aparato digestivo de forma similar a cómo lo harían los alimentos, pero sin incorporar calorías, por lo que contribuye a potenciar la sensación de saciedad.pag-diet2018

 

Esperamos que estos consejos te ayuden a no engordar en verano, pero sobre todo disfrútalo porque estás creando recuerdos para siempre. Así que relájate y disfruta, pero con moderación.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad