¿Cómo recuperar tu peso tras los excesos del verano?


¿Terminas las vacaciones con dos, tres o cinco kilitos de más? Has disfrutado de las cervecitas con los amigos, de las barbacoas en familia y del chiringuito en la playa… Todo eso queda ya atrás y toca ponerse las pilas para recuperar la forma física y volver a la rutina con fuerza. El objetivo es recuperar el peso que tenías antes de comenzar las vacaciones. De hecho, septiembre es una de las épocas en la que más gente se apunta al gimnasio junto a Año Nuevo con los nuevos propósitos y después de las vacaciones de Navidad.

Y es que el fin del verano supone un cambio de chip: toca volver a la rutina y si queremos perder el peso que hemos cogido durante el verano, hay varios puntos que son clave:

  1. Hacer una dieta baja en calorías, sana y equilibrada. Ningún alimento, por muy saludable que sea, es capaz por sí sólo de aportar al organismo todos los nutrientes esenciales que éste necesita. Por eso es preciso que incluyamos en la dieta todo tipo de alimentos, eso sí, en las cantidades adecuadas.
  2. Realizar algo de deporte. Para quemar calorías, tenemos que hacer ejercicio cardiovascular o aeróbico. Eso sí, hay que empezar con un ritmo más o menos suave e ir progresando aumentando el ritmo o la intensidad
  3. Evitar el estrés y la ansiedad. Cuando terminan las vacaciones es muy habitual tener algo de depresión post-vacacional y que tengamos angustia y estrés. Si nos vamos a poner las pilas y ponernos en forma, es una de las mejores maneras de evitarla. Además, no debemos ponernos un plan muy estricto, sino el justo. Es decir, que no debemos intentar perder todo lo que hemos ganado en una semana.

Teniendo todo esto en cuenta, os vamos a dar unos truquitos para recuperar el peso que tenías antes de las vacaciones de una manera fácil y saludable:

  1. Planifica tu menú semanal. Es fundamental para volver a tus pautas saludables. Sin esto, es muy difícil tener éxito en tu objetivo, sobre todo, si quieres perder peso.
  2. Volver al orden evitará que continúes con las mismas pautas de ocio y que caigas en la tentación. No compres ni tengas en casa cosas como patatas fritas, cerveza o chocolate… así podrás volver antes a la rutina alimenticia.
  3. Márcate unos horarios para cada comida. Esto te ayudará a mantener el orden metabólico y el peso correcto de tu cuerpo. Además, evitará trastornos como el aumento de la acumulación de grasa en el organismo.
  4. Bebe agua y deja la cervecita o el tinto de verano. Beber como mínimo dos litros diarios es clave para mantener el organismo sano e hidratado. Cumple un papel fundamental vital en el buen funcionamiento de los riñones, participa en el transporte de nutrientes, ayuda a regular de la temperatura corporal, facilita la digestión de los alimentos y evitan el cansancio muscular.
  5. Realiza cinco comidas al día. Con este número de ingestas, el gasto calórico que realiza nuestro organismo en la digestión, absorción y asimilación de los nutrientes de los alimentos es mayor por lo que ayuda a activar nuestro metabolismo. Además, así evitamos pasar hambre entre tomas, sentirnos satisfechos y tener menos ansiedad.
  6. Muévete. Sube y baja las escaleras y olvídate del ascensor. Camina en lugar de coger el metro y el bus. Y si puedes, vuelve al gimnasio. Caminar 30 minutos diarios o realizar cualquier actividad aeróbica nos ayuda a tonificar nuestro cuerpo, activar nuestra mente y tener una actitud positiva. Además reduce la presión arterial y las probabilidades de sufrir enfermedades del corazón. ¡A moverse se ha dicho!

Y, por supuesto, podemos tener una ayuda extra con suplementos  especiales como #DryGum que te ayudarán a depurar el organismo, a estimular los mecanismos digestivos, y a reducir la retención de líquidos gracias a sus componentes:

Extracto de piña: Facilita la eliminación de líquidos por su efecto diurético lo que purifica y desintoxica el organismo. Digiere las proteínas facilitando el trabajo al estómago.

Té verde: Estimula el organismo, lo que mejora la capacidad de quemar calorías actuando como un cardio protector y un poderoso diurético natural.

Garcinia: Contiene ácidos hidroxicítricos que ayudan a quemar la grasa del organismo, disminuir el apetito y potencia la producción de serotonina mejorando los estados de ansiedad.

Magnolia: Disminuye los niveles de cortisol, haciendo que el cuerpo acumule menos grasa. Además de ayudarte a evitar el estreñimiento.

Está claro que las vacaciones están para disfrutarlas como se merecen y que, antes de comenzarlas, ya contábamos con esa subida de peso por los excesos del verano. Pero con la ayuda extra de #DryGum y siguiendo todas las recomendaciones que te hemos dado, conseguirás tu objetivo y que la báscula vuelva a marcar el peso que tenías antes. Sólo tienes que proponértelo.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad